• Subscribe

2239-1750 / 2239-7457
costa_rica_flag Arquidiócesis de San Jose - Costa Rica

El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo,
que tome su cruz y me siga...

Boletín Parroquial 286, 31 de Agosto

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura

Monición para la primera lectura
L

os cristianos tenemos la certeza de que el Señor está realizando su obra de salvación en cada uno de nosotros. Sin embargo, para que este acto de amor llegue a feliz término, es indispensable imitar la actitud del profeta Jeremías.

Lectura del libro del profeta Jeremías 20,7-9

Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; fuiste más fuerte que yo y me venciste. He sido el hazmerreír de todos; día tras día se burlan de mí. Desde que comencé a hablar, he tenido que anunciar a gritos violencia y destrucción. Por anunciar la palabra del Señor, me he convertido en objeto de oprobio y de burla todo el día. He llegado a decirme: “Ya no me acordaré del Señor ni hablaré más en su nombre”. Pero había en mí como un fuego ardiente, encerrado en mis huesos; yo me esforzaba por contenerlo y no podía.

Palabra de Dios. Te alabamos Señor

Salmo Responsorial 62

Monición para el Salmo
A

unque su debilidad humana le tentaba a escapar de la acción de Dios, el profeta Jeremías fue permitiendo que el Señor condujera su vida. Para que nosotros podamos asumir esa misma actitud, imitemos la confianza del salmista.

R. Señor, mi alma tiene sed de ti.

Señor, tú eres mi Dios, a ti te busco; de ti sedienta está mi alma. Señor, todo mi ser te añora como el suelo reseco añora el agua. R.

LITURGIA DE LA PALABRA

Para admirar tu gloria y tu poder, con este afán te busco en tu santuario. Pues mejor es tu amor que la existencia; siempre, Señor, te alabarán mis labios. R.

Podré así bendecirte mientras viva y levantar en oración mis manos. De lo mejor se saciará mi alma; te alabaré con jubilosos labios. R.

Porque fuiste mi auxilio y a tu sombra, Señor, canto con gozo. A ti se adhiere mi alma y tu diestra me da seguro apoyo. R.

Segunda Lectura

Monición para la segunda lectura
S

anto Tomás de Aquino decía que para ser transformados por la gracia de Dios, debemos tener un espíritu de obediencia a la voluntad divina. Por esta razón, junto al apóstol Pablo entenderemos lo que significa abrirse a la acción de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos 12,1-2

Hermanos:

Por la misericordia que Dios les ha manifestado, los exhorto a que se ofrezcan ustedes mismos como una ofrenda viva, santa y agradable a Dios, porque en esto consiste el verdadero culto. No se dejen transformar por los criterios de este mundo, sino dejen que una nueva manera de pensar los transforme internamente, para que sepan distinguir cuál es la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Palabra de Dios. Te alabamos Señor

Santo Evangelio

Monición para el Evangelio
S

an Pablo nos ayudaba a entender que nuestra vida debe estar marcada por la entrega absoluta a Dios. Sólo así podremos vivir el llamado que ahora nos presentará el Evangelio, y que es indispensable para participar del triunfo de nuestro Señor.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16,21-27

En aquel tiempo, comenzó Jesús a anunciar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén para padecer allí mucho de parte de los ancianos, de los sumos sacerdotes y de los escribas; que tenía que ser condenado a muerte y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y trató de disuadirlo, diciéndole:

No lo permita Dios, Señor. Eso no te puede suceder a ti.

Pero Jesús se volvió a Pedro y le dijo:

¡Apártate de mí, Satanás, y no intentes hacerme tropezar en mi camino, porque tu modo de pensar no es el de Dios, sino el de los hombres!

Luego Jesús dijo a sus discípulos:

El que quiera venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y me siga. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero, si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar uno a cambio para recobrarla?
Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la gloria de su Padre, en compañía de sus ángeles, y entonces le dará a cada uno lo que merecen sus obras.

Palabra del Señor. R/ Gloria a Ti Señor Jesús

Profesión de Fe

Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz.
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres
y por nuestra salvación, bajó del cielo;
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.
Y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos  y su reino no tendrá fin.
Creo en el ESPÍRITU SANTO,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo,
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo la iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.

Amén.

Oración de los Fieles

La obra de la salvación llegará a su plenitud en cada uno de nosotros en la medida en que seamos capaces de responder con docilidad a la llamada del Señor. Sin embargo, nos sabemos limitados y propensos a desviarnos del camino. Por ello, llenos de confianza, pidamos a Dios que venga en nuestro auxilio. Hagámoslo diciendo:

R. Danos un corazón dócil, Señor.

Para que la Iglesia testimonie convincentemente que la entrega por Cristo es el único camino que dará plenitud a nuestra vida. Roguemos al Señor.

Para que los dirigentes políticos y religiosos tomen consciencia de que su misión sólo tiene sentido en la renuncia a sí mismos y en la entrega total por el bien de quienes tienen a cargo.Roguemos al Señor.

Para que aquellos que viven sin sentido descubran el camino de la cruz, que da plena realización y lleva a la felicidad eterna. Roguemos al Señor.

Para que las familias reciban de Dios la fuerza que les haga ser en medio del mundo un ejemplo fiel de seguimiento a Cristo. Roguemos al Señor.

Para que los fieles que nos hemos congregado dispongamos nuestra alma para caminar tras los pasos de Cristo, renunciando a nosotros mismos y cargando con nuestra cruz.
Roguemos al Señor.

Dios eterno, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la Verdad; escucha complacido la oración humilde de tu pueblo e inúndanos con los dones de tu amor, para que nuestra respuesta a tu llamado sea una total apertura a la acción de tu Espíritu.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración del Padre Pío para después de la Comunión

Has venido a visitarme
Como Padre y como amigo
Jesús, no me dejes solo.
¡Quédate Señor conmigo!

Por el mundo envuelto en sombras
Soy errante peregrino
Dame tu luz y tu gracia
¡Quédate Señor conmigo!

En este precioso instante
Abrazado estoy contigo
Que esta unión nunca me falte
¡Quédate Señor conmigo!

Acompáñame en la vida
Tu presencia necesito
Sin ti desfallezco y caigo
¡Quédate Señor conmigo!

Declinando está la tarde
Voy corriendo como río al
hondo mar de la muerte.
¡Quédate Señor conmigo!

En la pena y en el gozo
Sé mi aliento mientras vivo
Hasta que muera en tus brazos
Quédate Señor conmigo!

fb_profile3

Anécdotas del Santo Padre Pío

Niños y caramelos

“Hacía tanto tiempo que no iba a visitar al Padre Pío que me sentía obsesionada por la idea de que se hubiera olvidado de mí. Una mañana, después de haberle confiado, como de costumbre, mi hija bajo su protección, fui a Misa. De regreso, encontré a la pequeña saboreando un caramelo. Sorprendida le pregunté quién le había dado el “melito”, como ella llamaba a los caramelitos, y muy contenta me señaló el retrato del Padre Pío que dominaba sobre el corralito donde dejaba a la pequeña durante mis breves ausencias.
No di ninguna importancia al episodio y no pensé más en él.
Después de algún tiempo, no logrando sacarme de la cabeza la idea de que el Padre Pío se hubiera olvidado de mí, pude finalmente ir a visitarlo. Inmediatamente después de la confesión, cuando fui a besarle la mano, me dijo riendo: “¿también tú querías un “melito”?”.

Un calvo

“No había remedios para mi cabello que iba desapareciendo de mi cabeza, y sinceramente me disgustaba quedar calvo. Me dirigí al Padre Pío y le dije: “Padre, ruegue para que no se me caiga el cabello”.
El Padre en ese momento bajaba por la escalera del coro. Yo lo miraba ansioso esperando una contestación. Cuando estuvo cerca de mí cambió el semblante y con una mirada expresiva señaló a alguien que estaba detrás y me dijo: “Encomiéndate a él”. Me di vuelta. Detrás había un sacerdote completamente calvo, con una cabeza tan brillante que parecía un espejo. Todos nos echamos a reír.

Si usted desea compartir con nosotros su testimonio de vida, de servicio, de experiencia parroquial, familiar, etc… le invitamos a contactarnos:

Correos: svindas@ct.cr, vida@parroquiacorpuschristi.com
Teléfono: 2239-1750 / 8324-0000

Toma tu cruz y sígueme

Meditación del Papa Francisco

La invitación que hace Jesús es la de no avergonzarse nunca de Él, sino seguirle siempre con entrega total, fiándose y confiándose a Él. Pero contemplando a Jesús, como nos enseña san Ignacio, sobre todo contemplando al Cristo crucificado, sentimos ese sentimiento tan humano y tan noble que es la vergüenza de no estar a la altura; contemplamos la sabiduría de Cristo y nuestra ignorancia, su omnipotencia y nuestra debilidad, su justicia y nuestra iniquidad, su bondad y nuestra maldad.

Pedir la gracia de la vergüenza; vergüenza que me llega del continuo coloquio de misericordia con Él; vergüenza que nos hace sonrojar ante Jesucristo; vergüenza que nos pone en sintonía con el corazón de Cristo que se hizo pecado por mí; vergüenza que pone en armonía nuestro corazón en las lágrimas y nos acompaña en el seguimiento cotidiano de “mi Señor”.

Y esto nos lleva siempre, individualmente y como Compañía, a la humildad, a vivir esta gran virtud. Humildad que nos hace conscientes cada día de que no somos nosotros quienes construimos el Reino de Dios, sino que es siempre la gracia del Señor que actúa en nosotros; humildad que nos impulsa a ponernos por entero no a nuestro servicio o al de nuestras ideas, sino al servicio de Cristo y de la Iglesia, como vasijas de barro, frágiles, inadecuados, insuficientes, pero en los cuales hay un tesoro inmenso que llevamos y comunicamos. (S.S. Francisco, 31 de julio de 2013).

Para leer la Biblia

Conocer bien la propia Biblia

Es decir, antes de estudiar el texto sagrado, hay que echar un vistazo general a la edición de su Biblia; ver qué dicen los editores sobre el manejo del libro, ver cómo se citan los libros, qué introducciones hay, qué notas, mapas, o temas especiales, etc… Esto puede ahorrar mucho tiempo y trabajo. No hay por qué anotar en cuadernos o papelitos cosas que ya están muy bien puestas en las notas más importantes.

Así por ejemplo, la Biblia Latinoamericana pone una especie de introducción muy buena, titulada: «Qué hubo en el mundo antes de la Biblia?». También tiene un «Índice del Evangelio» bien práctico y una serie de temas breves con el título de «La enseñanza bíblica» que pueden ayudar mucho. Además hay otros temas.
La Biblia de Jerusalén, entre tantas cosas excelentes, trae casi al final una sinopsis cronológica muy útil para ubicar los acontecimientos bíblicos dentro de la historia, de la geografía y de las otras culturas relacionadas con la Biblia. La Nueva Biblia Española tiene, al final, un vocabulario bíblico teológico muy bueno. Cada uno debe familiarizarse bien con su propia Biblia.

Lecturas de la Semana

Lunes 01 de Setiembre
I Corintios 2, 1-5
Salmo 118
San Lucas 4, 16-30

Jueves 04 de Setiembre
I Corintios 3, 18-24
Salmo 23
San Lucas 5, 1-11

Martes 02 de Setiembre
I Corintios 2, 10-16
Salmo 144
San Lucas 4, 31-37

Viernes 05 de Setiembre
I Corintios 4, 1-5
Salmo 36
San Lucas 5, 33-39

Miércoles 03 de Setiembre
I Corintios 3, 1-9
Salmo 32
San Lucas 4, 38-44

Sábado 06 de Setiembre
I Corintios 4, 6-15
Salmo 144
San Lucas 6, 1-5

Ir a las Lecturas

Avisos Parroquiales

Sexto Aniversario de los Discípulos de Jesús

Día: Sábado 13 de Setiembre 2014
Hora: 7:00 p.m. con la Santa Eucaristía
Lugar: El Templo
Anímate y comparte con nosotros la alegría y el gozo que nos llena.

CEN de La Aurora comunica

CEN de La Aurora comunica a los vecinos que está abierta la inscripción para el 2015 a los beneficiarios de Atención y Protección Infantil (API), comidas servidas y leche en el CEN en el mes de Octubre y Noviembre.

Leave a Reply

Chat en Vivo de la Parroquia

)
    is typing...

    Complete el formulario para enviarnos un mensaje.

    Enviar Mensaje Cancel