• Subscribe

2239-1750 / 2239-7457
costa_rica_flag Arquidiócesis de San Jose - Costa Rica

"Estad siempre alegres en el Señor, os lo repito, estad alegres."

Boletín Parroquial 301, 14 de Diciembre

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura

Monición para la primera lectura
E

n nuestro camino de Adviento, hoy se nos pide que abramos el corazón y nos llenemos de un gozo profundo. Para lograrlo, escuchemos el anuncio maravilloso con el que Isaías alegró el espíritu de quienes debían reconstruir Jerusalén.
Me alegro en el Señor con toda el alma.

 

Lectura del libro del profeta Isaías 61,1-2.10-11

El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres, a curar a los de corazón quebrantado, a proclamar el perdón a los cautivos, la libertad a los prisioneros y a pregonar el año de gracia del Señor. Me alegro en el Señor con toda el alma y me lleno de júbilo en mi Dios, porque me revistió con vestiduras de salvación y me cubrió con un manto de justicia, como el novio que se pone la corona, como la novia que se adorna con sus joyas.
Así como la tierra echa sus brotes y el jardín hace germinar lo sembrado en él, así el Señor hará brotar la justicia y la alabanza ante todas las naciones.

Palabra de Dios. Te alabamos Señor.

Salmo Responsorial 1

Monición para el Salmo
P

Cada uno de nosotros ha experimentado la salvación de Dios en su propia historia. Traigamos a nuestra memoria todo lo que el Señor ha hecho por nosotros, mientras nos unimos a la acción de gracias que ahora se nos propone.

R. Mi espíritu se alegra en Dios, mi salvador.

Liturgia de la palabra

Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso los ojos en la humildad de su esclava. R.

Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y su misericordia llega, de generación en generación, a los que lo temen. R.

A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada. Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo. R.

Segunda Lectura

Monición para la segunda lectura
E

sa salvación que gozosamente nos anunciaba la primera lectura, es un don que el Señor quiere darnos a cada uno de nosotros. Pero debemos disponer nuestro corazón asumiendo el camino que Pablo les propuso a los tesalonicenses.

 

Lectura de la primera carta del apóstol
San Pablo a los tesalonicenses 5,16-24

Hermanos:

Vivan siempre alegres, oren sin cesar, den gracias en toda ocasión, pues esto es lo que Dios quiere de ustedes en Cristo Jesús. No impidan la acción del Espíritu Santo, ni desprecien el don de profecía; pero sométanlo todo a prueba y quédense con lo bueno. Absténganse de toda clase de mal. Que el Dios de la paz los santifique a ustedes en todo y que todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, se conserve irreprochable hasta llegada de nuestro Señor Jesucristo, que los ha llamado es fiel y cumplirá su promesa.

Palabra de Dios. Te alabamos Señor.

Santo Evangelio

Monición para el Evangelio
S

abemos que el mundo también nos ofrece Hadad, a veces de una forma más simple rápida. Pero, ¿podemos confiar en esas propuestas? Para responderlo, empecemos ¡por dejar que el Evangelio nos recuerde la grandeza de Jesucristo.

 

Lectura del Santo Evangelio
según San Juan 1, 6-8. 19-28

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino testigo de la luz.
Este es el testimonio que dio Juan el Bautista, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén a unos sacerdotes y levitas para preguntarle:

¿Quién eres tú?

Él reconoció y no negó quién era. Él afirmó:

Yo no soy el Mesías.

De nuevo le preguntaron:

¿Quién eres, pues? ¿Eres Elías?

Él les respondió:

No lo soy.

¿Eres el profeta?”

Respondió:

No.

Le dijeron:

Entonces dinos quién eres, para poder llevar una respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?

Juan contestó:

Yo soy la voz que grita en desierto: ‘Enderecen el camino del Señor’, como anunció el profeta Isaías.

Los enviados, que pertenecían a la secta de los fariseos, le preguntaron:

Entonces ¿por qué bautizas, si no eres el Mesías, ni Elías, ni el profeta?

Juan les respondió:

Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno, al que ustedes no conocen, alguien que viene detrás de mí, a quien yo no soy digno de desatarle las correas de sus sandalias.

Esto sucedió en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde Juan bautizaba.

Palabra de Dios. Gloria a Ti Señor Jesús.

Profesión de Fe

Escuche el Audio de la Profesión Universal de Fe (Credo Nicea-Constantinopla)

Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz.
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres
y por nuestra salvación, bajó del cielo;
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.
Y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos  y su reino no tendrá fin.
Creo en el ESPÍRITU SANTO,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo,
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo la iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.

Amén.

Oración de los Fieles

El gozo del Señor es nuestra fortaleza; pues Él está a nuestro lado para sostenernos con su gracia y darnos la fuerza de caminar hasta el final. Por eso, presentémosle confiadamente nuestras necesidades.

R. Alégranos con tu salvación, Señor.

Para que los bautizados seamos capaces de darle a Cristo el primer lugar en nuestras vidas y escojamos siempre el camino del bien. Oremos.

Para que los pueblos que están enemistados conozcan el gozo de la reconciliación y busquen juntos el camino del desarrollo integral. Oremos.

Para que la soledad no domine nunca la vida de quienes enfrentan la enfermedad, sino que cuenten siempre con la ayuda de sus hermanos. Oremos.

Para que los padres de familia sepan enseñar a sus hijos los valores auténticos, ante todo con su testimonio de vida. Oremos.

Para que nosotros, que celebramos hoy la Eucaristía, conozcamos cada día mejor y amemos con mayor intensidad a Jesucristo. Oremos.


Padre santo, al celebrar hoy la cercanía del Salvador, te pedimos que nos enseñes a abrirle cada día más nuestro corazón; para que experimentemos sus bondades y comuniquemos su misericordia a nuestros hermanos.

Por Jesucristo, nuestro Señor Amén.

Oración del Padre Pío para después de la Comunión

Has venido a visitarme
Como Padre y como amigo
Jesús, no me dejes solo.
¡Quédate Señor conmigo!

Por el mundo envuelto en sombras
Soy errante peregrino
Dame tu luz y tu gracia
¡Quédate Señor conmigo!

En este precioso instante
Abrazado estoy contigo
Que esta unión nunca me falte
¡Quédate Señor conmigo!

Acompáñame en la vida
Tu presencia necesito
Sin ti desfallezco y caigo
¡Quédate Señor conmigo!

Declinando está la tarde
Voy corriendo como río al
hondo mar de la muerte.
¡Quédate Señor conmigo!

En la pena y en el gozo
Sé mi aliento mientras vivo
Hasta que muera en tus brazos
Quédate Señor conmigo!

fb_profile3

Entrevista al Papa Francisco Sobre la Navidad

La Navidad para mí es esperanza y ternura…

«La Navidad para mí es esperanza y ternura…». Francisco cuenta a “La Stampa” y a “Vatican Insider” su primera Navidad como Obispo de Roma. Casa Santa Marta, martes, 10 de diciembre, 12.50 hrs. El Papa nos recibe en un salón junto al refectorio. El encuentro duró una hora y media. En dos ocasiones, durante la conversación (al hablar sobre el sufrimiento inocente de los niños y sobre el hambre en el mundo), desapareció del rostro de Francisco la serenidad que todo el mundo conoce.

En la entrevista el Papa también habló sobre las relaciones con las demás confesiones cristianas y el «ecumenismo de la sangre» que une en la persecución, aludió a la situación del matrimonio y la familia (de la que se ocupará el próximo Sínodo), respondió a quienes lo han criticado en los Estados Unidos (definiéndolo “marxista”) y también habló sobre la relación entre la Iglesia y la política.

¿Qué significa para usted la Navidad?

Es el encuentro con Jesús. Dios siempre ha buscado a su pueblo, lo ha guiado, lo ha custodiado, ha prometido que le estará siempre cerca. En el Libro del Deuteronomio leemos que Dios camina con nosotros, nos guía de la mano como un papá con su hijo. Esto es hermoso. La Navidad es el encuentro de Dios con su pueblo. Y también es una consolación, un misterio de consolación. Muchas veces, después de la misa de Nochebuena, pasé algunas horas solo, en la capilla, antes de celebrar la misa de la aurora, con un sentimiento de profunda consolación y paz. Recuerdo una vez aquí en Roma, creo que era la Navidad de 1974, en una noche de oración después de la misa en la residencia del Centro Astalli. Para mí la Navidad siempre ha sido esto: contemplar la visita de Dios a su pueblo.

¿Cuál es el mensaje de la Navidad para las personas de hoy?

Nos habla de la ternura y de la esperanza. Dios, al encontrarse con nosotros, nos dice dos cosas. La primera: tengan esperanza. Dios siempre abre las puertas, no las cierra nunca. Es el papá que nos abre las puertas. Segunda: no tengan miedo de la ternura. Cuando los cristianos se olvidan de la esperanza y de la ternura se vuelve una Iglesia fría, que no sabe dónde ir y se enreda en las ideologías, en las actitudes mundanas. Mientras la sencillez de Dios te dice: sigue adelante, yo soy un Padre que te acaricia. Tengo miedo cuando los cristianos pierden la esperanza y la capacidad de abrazar y acariciar. Tal vez por esto, viendo hacia el futuro, hablo a menudo sobre los niños y los ancianos, es decir los más indefensos. En mi vida como sacerdote, yendo a la parroquia, siempre traté de transmitir esta ternura, sobre todo a los niños y a los ancianos. Me hace bien, y pienso en la ternura que Dios tiene por nosotros.

Lecturas de la Semana

Lunes 15 Dic. 2014
Números 24,2-7.15-17a
Salmo 24
Mateo 21,23-27

Jueves 18 Dic. 2014
Jeremías 23,5-8
Salmo 71
Mateo 1,18-24

Martes 16 Dic. 2014
Sofonías 3,1-2.9-13
Salmo 33
Mateo 21,28-32

Viernes 21 Dic. 2014
Jueces 13,2-7.24-25a
Salmo 70
Lucas 1,5-25

Miércoles 17 Dic. 2014
Génesis 49,2.8-10
Salmo 71
Mateo 1,1-17

Sábado 20 Dic. 2014
Isaías 7,10-14
Salmo 23
Lucas 1,26-38

Avisos Parroquiales

Próximos Eventos

Leave a Reply

Chat en Vivo de la Parroquia

)
    is typing...

    Complete el formulario para enviarnos un mensaje.

    Enviar Mensaje Cancel